Mensajes de los Maestros Ascendidos
               
Objetivo Despertar Leyes Decretos Llave Rayos Maestros Enlaces
               

Siempre recuerda: todo lo que leas o escuches sobre el camino espiritual o cualquier otra cosa, FÍLTRALO ANTES DE ASIMILARLO, no tienes por qué estar de acuerdo con el 100 % del contenido de un libro o el discurso de algún guía o gurú, incluso en lo que leas aquí, solo toma lo que tu intuición, tu Cristo Interno te dice que tomes, el resto déjalo a un lado. Siempre debes sentir LA PLENA LIBERTAD DE ELEGIR LO QUE QUIERES PARA TI, NADIE NI NADA TE PUEDE INDUCIR A PENSAR O ACTUAR DE DETERMINADA MANERA, NI A QUE ESTÉS TOTALMENTE DE ACUERDO CON SUS TEORÍAS O AFIRMACIONES.

 

Leyes Universales

 

Existen siete Principios básicos que rigen el Universo y si tu los comprendes y los aplicas a tu vida, verás como adquieres un total dominio de tu vida y tu entorno, volviéndote un ser pleno y feliz.

1) Principio de Mentalismo

2) Principio de Correspondencia

3) Principio de Vibración

     

4) Principio de Polaridad

5) Principio del Ritmo

6) Principio de Causa y Efecto

 

7) Principio de Generación

 

1) El Principio de Mentalismo:

Sostiene que El TODO ES MENTE, el Universo es mental.

Los pensamientos son "cosas", son materia. Se manifiestan en lo exterior.

Solo tu eres el productor de todo lo que te suceda. Todo depende del clima mental en que tu vives.

Tenemos libre albedrío de escoger el Bien o el Mal, lo negativo o lo positivo. Lo que tu esperas que suceda, lo que tu decretes que sucede, sucederá. Lo que niegues, no ocurrirá.

San Pablo el Apóstol expresó: "Somos transformados por la renovación de nuestras mentes".

Has oído decir muchas veces que somos hechos a imagen y semejanza de Dios. Eso significa que somos creadores como El. Dios creó los Universos con su mente. Nosotros creamos nuestro mundo con nuestra mente.

Cambia lo que crees, cambia la posición mental que estás manteniendo y todo se transformará.

Volver arriba

2) El Principio de Correspondencia:

Sostiene que "como abajo es arriba, como arriba es abajo".En nuestro propio ambiente terrenal y en todo lo que nos rodea, podemos leer, descifrar, traducir como ocurren esas mismas cosas en otros planos. Que toda acción y toda condición tiene su analogía o su correspondencia en todos los demás planos de existencia.

Hay muchos planos que no conocemos, pero cuando aplicamos la ley de correspondencia a ellos, mucho de lo que de otra manera nos sería incomprensible se hace claro a nuestra conciencia. Se aplica universalmente tanto en el plano mental, material como espiritual del Cosmos.

El conocimiento del principio de correspondencia habilita al hombre a razonar inteligentemente de lo conocido a lo desconocido.

Volver arriba

3) El Principio de Vibración:

Sostiene que " nada es inmóvil, todo se mueve, todo vibra".

El pensamiento positivo vibra a una frecuencia altísima. Sus colores son brillantes, claros, luminosos.

El pensamiento negativo vibra lentamente y sus colores son opacos. Cuanto más negativos, tanto más sombríos y tanto más bajo el "tono" de su sonido.

Volver arriba

4) El Principio de Polaridad:

"Todo es doble, todo tiene dos polos, todo su par de opuestos: los semejantes y los antagónicos son lo mismo; los opuestos son idénticos en naturaleza, pero diferentes en grado; los extremos se tocan; todas las verdades son semi-verdades; todas las paradojas pueden reconciliarse".

En el plano físico encontramos que el calor y el frío son de idéntica naturaleza, siendo la diferencia solo cuestión de grados. El termómetro indica los grados de temperatura, siendo el polo inferior el llamado frío y el superior el calor. Entre estos dos hay muchos grados de calor y frío, y de esos grados el superior es más caliente, en relación con el inferior, que es más frío. No hay absolutamente un tipo fijo. Todo es cuestión de relación y grados. No hay ningún sitio en el termómetro en donde cese el calor y comience el frío. Todo se reduce a vibraciones más o menos elevadas o bajas. Las propias palabras "elevado" y "bajo" que estamos usando no son más que dos polos de una misma cosa. Son relativos.

El mismo principio opera en idéntica manera en el plano mental. Donde encontramos una cosa encontramos también su opuesto. Esto ultimo es lo que permite transmutar un estado mental en otro, siguiendo las líneas de polaridad.

El valor puede transmutarse en miedo y viceversa. Las cosas duras pueden tornarse en blandas y así sucesivamente, efectuándose siempre la transmutación entre cosas de la misma clase, pero de grado diferente.

Tratándose de un hombre cobarde, si se elevan sus vibraciones mentales a lo largo de la línea MIEDO-VALOR, se llenará de valentía. También lo perezoso puede hacerse activo y enérgico, polarizándose simplemente a lo largo de la línea PEREZA-DILIGENCIA.

Los estados mentales pertenecen a innumerables clases, cada una de las cuales tiene su opuesto, y a lo largo de su propia línea es posible la transmutación.

Además del cambio de polo de nuestros propios estados mentales mediante el arte de la Polarización, el fenómeno de la influencia mental en sus múltiples fases demuestra que el principio puede extenderse hasta abarcar las influencias mentales, esto es, que los estados mentales pueden producirse por inducción de los demás. Es entonces posible polarizar un ambiente, una situación. La mayoría de los resultados obtenidos mediante los tratamientos mentales se obtienen aplicando este principio.

Los estudiantes en el Sendero de la Luz, jamás emplean este principio en otro sentido que el del Bien, pues como se verá más adelante en el Principio del Ritmo y el de Causa y Efecto, que son las leyes del Boomerang, lo que hagamos hacia otros se nos devuelve en idéntica forma, tarde o temprano.

Al Polo Positivo pertenece la sonrisa, al negativo pertenece el ceño fruncido. Si quieres cambiar de polo en plena manifestación negativa, sonríe, declara el Bien presente en la manifestación, bendícelo y agrega "y lo quiero ver", " bendigo el bien en esta situación y pido verlo".

Volver arriba

5) El Principio del Ritmo:

" Todo fluye y refluye; todo tiene sus períodos de avance y retroceso; todo asciende y desciende, todo se mueve como un péndulo, la medida de su movimiento hacia la derecha es la misma que la de su movimiento hacia la izquierda, el ritmo es la compensación".

Este principio encierra la verdad de que todo se manifiesta en un determinado movimiento de ida y vuelta; en todo se manifiesta una oscilación media, un flujo y un reflujo, un movimiento semejante al del péndulo de uno a otro polo, según el principio de Polaridad, con el cual el Ritmo está estrechamente relacionado. El Ritmo se manifiesta en los dos polos de todo. Esto no significa que la oscilación rítmica vaya hasta los extremos de cada polo, pues ésto sucede muy rara vez; es muy difícil establecer los opuestos polares extremos en la mayoría de los casos. Pero la oscilación se efectúa hacia un polo primero y después hacia el otro polo. Siempre hay una oscilación, un avance y un retroceso, una elevación y una caída manifestándose en todas las cosas y fenómenos del Universo.

Esta Ley rige para todo: soles, mundos, mentes, energía, espíritu, materia, animales, vegetales, etc.

Todo se repite una y otra vez, igual al pulso que es el Ritmo más pequeño que nosotros podemos ver o sentir; el día y la noche, las estaciones, nada está en reposo. Todo tiene su propio Ritmo. También lo vemos en todas las fases de la humana actividad. Las mareas de la vida fluyen y refluyen de acuerdo con la Ley, y así vemos suceder nuestros estados de ánimo fluctuantes, nuestros sentimientos, nuestros estados mentales. Vemos que empezamos algo con gran entusiasmo que no sabemos cuándo ni por qué decae, y luego vuelve y así nos va manejando este Principio porque él, como toda ley, es inmutable. Siempre se cumple; pero al estudiarlo y conocerlo y saber que él siempre está en función, se aprende a usar igual que lo hacemos con la Ley de Mentalismo, o la de Causa y Efecto o al de Polaridad.

Es decir, que estas Leyes no son ni buenas ni malas. Simplemente garantizan el funcionamiento armónico del Universo, y es nuestro conocimiento y uso de ellas lo que las hace buenas o malas para cada quien. En este caso , por ejemplo, sabemos que no se puede anular el principio del Ritmo, pero tampoco podemos permitir, una vez conocido, que juegue con nosotros y nos lleve de allá para acá, sino que aprendemos a eludir sus efectos hasta cierto grado. Grado que depende del dominio que se tenga de dicho Principio.

Aprendemos a usarlo en vez de ser usados por él. Aprendemos a polarizarnos en un punto donde deseamos quedarnos y nos elevamos por encima de la oscilación pendular. Todo el que ha adquirido cierto grado de dominio sobre sí mismo ejecuta ésto hasta cierto punto, conciente o inconcientemente. El maestro lo efectúa concientemente y por el dominio de la Ley alcanza un grado de equilibrio, estabilidad y firmeza mental casi imposibles de concebir por la mayoría que va y viene en un continuo movimiento ondulatorio, siempre impulsada por su propio Ritmo. Sabemos que hay dos planos de manifestaciones de los fenómenos mentales, o sea, dos planos de conciencia, uno superior y otro inferior. Entonces si nos elevamos al plano Superior escapamos a la oscilación pendular y solo se manifiesta en el plano inferior. En otras palabras, la oscilación del péndulo se produce en el plano inconciente y nuestra conciencia no queda por lo tanto afectada. A esto lo llamamos Neutralización. Su operación consiste en elevar el YO sobre las vibraciones del plano inconciente de la actividad mental, de manera que la oscilación negativa del péndulo no se manifieste en la conciencia y no quede uno afectado por ella. Es lo mismo que levantarse por encima de una cosa y permitir que pase por debajo. El que conoce y practica la Ley se polariza a sí mismo en el polo requerido y por un procedimiento semejante a rehusar, o negar participar en la oscilación retrógrada, permanece en su posición y permite al péndulo oscilar hacia atrás en plano inconciente.

Volver arriba

6) El Principio de  Causa  y Efecto:

"Toda causa tiene su efecto; todo efecto tiene su causa: todo sucede de acuerdo con la Ley; el azar no es más que el nombre que se le da a una ley no conocida; hay muchos planos de causalidad pero nada escapa a la Ley".

La mente es un motor. Los pensamientos son fuerza o energía que genera la mente. Esta energía sale de nuestra mente en vibraciones, en ondas que, por obra y gracia de la Ley del Ritmo regresa a nosotros trayéndonos el futuro que hemos recogido. Si haces un bien a alguien, o si hablas bien de alguien, esas palabras o ese acto bueno sale en vibraciones de color. Ese color atrae las vibraciones de su mismo color y te regresan aumentando el bien que hiciste. Te ocurren cosas bellas, cosas milagrosas.

No existen casualidades. No pueden existir porque no existe la ley de la casualidad. No hay sino leyes exactas llamadas Principios, porque son inmutables. El Principio de Polaridad fija lo que haces y dices en uno de los dos polos, positivo o negativo. Es decir, que lo que piensas, dices o haces, es positivo o negativo. No existe un tercer polo.

Si piensas o hablas mal de alguien, es negativo. Lo has sembrado en polo negativo, sale de color gris o de densidad vibratoria mayor, dependiendo de la cantidad de maldad que contiene, recoge en su camino cantidad de energía del mismo color y te regresa aumentando en fuerza. Te ocurrirá algo desagradable como consecuencia.

Allí tienes, pues, la explicación de lo que te ocurre. Si criticas, serás criticado, si dañas a alguien o a algo, serás dañado o algo tuyo sufrirá un daño; si eres injusto, duro, esa injusticia se te devuelve, igualmente esa dureza. Esas causas que siembras tienen que dar su fruto en efectos, antes de que quedes libertado. Si siembras discordias, tienes que recoger discordias; si siembras bondad, amor, ayuda, tienes que recoger bondad, amor, ayuda. Lo que siembres, que sea constructivo o destructivo, lo verás devolverse. ¿Cómo puede la gente seguir creyendo que pueden impunemente ser crueles, calumniadores, malhumorados, violentos, mezquinos y esperar tener salud, amor, fortuna, felicidad, es decir, todas las cosas buenas de la vida, si solo siembran las cosas malas?. El mundo entero se lo pasa enviando odio, egoísmo, discusiones, pleitos ... y recogen la cosecha en confusión, caos, guerras y molestias de toda clase.

Muchas veces las personas a quienes hemos dañado en alguna forma se mueren antes de que se haya podido saldar la cuenta con ellas, y TIENE que haber una oportunidad para saldarla en el futuro, porque DIOS ES INFINITA MISERICORDIA y no deja a un hijo suyo en eterno castigo sin darle oportunidad de saldar sus deudas. Para dar oportunidad de pagar las deudas, y ... para dar también oportunidad de cobrar el bien carnal y material que hayamos merecido y que no se puede cobrar  en un plano invisible e inmaterial, existe la Reencarnación. La Reencarnación es una Verdad y es la única explicación lógica de la aparente injusticia que ves muchas veces.

Pero si eres conciente de un error cometido y quieres verdaderamente enmendarlo o reparar tu daño hay una forma.

Cualesquiera que sean las causas, el "pecado", la imperfección, la impureza, el error que hayan sido cometidos, hay una manera conciente de transmutar esos errores.  ¿Saben lo que quiere decir TRANSMUTAR?, Significa DISOLVER, BORRAR COMPLETAMENTE Y SIN COSTO ALGUNO.

Cuando sabemos que hemos "pecado", o cometido un error que pudo dañar a alguien o a algo, y estamos arrepentidos verdaderamente, entonces tienes que decirte y repetirte mentalmente: "Mi Yo Superior, que es el Cristo Perfecto en mí, es el encargado de ir conduciéndome sin torturas hasta mi Ascensión".

Y una vez que hayas realizado, meditado y comprendido esto, ya no vuelvas a "pecar" voluntariamente, y se te abren las primeras Puertas del Cielo, ya que todo ésto comprueba que has puesto toda tu buena voluntad, y el Maestro  más grande de todos los tiempos, Jesús, dijo: ... " Paz en la Tierra a los hombres de buena voluntad".

Volver arriba

7) El Principio de Generación:

"La generación existe por doquier; todo tiene sus principios masculino y femenino; la generación se manifiesta en todos los planos".

Sostiene que todo tiene madre y padre, tiene su base femenina y su base masculina. Esto no significa que la base sea el sexo, sexo es la diferencia que existe exteriormente entre el macho y la hembra en el gran plano físico.

En los planos más elevados, el Principio toma formas elevadas, pero cada ser contiene en sí mismo los dos elementos del Principio.

LA VERDAD ES SIEMPRE SENCILLA Y NATURAL. Para el puro, todas las cosas son puras.

La palabra "género" significa "crear", "concebir", "producir". En tanto que la palabra "sexo" se limita a la vida orgánica.

Dios es Amor e Inteligencia, Madre y Padre, Negativo y Positivo.

La RELIGIÓN es el conjunto de Verdades basadas en el Amor Universal, en la Caridad, en los sentimientos filiales y fraternales, en la práctica que encierra el "Amaos los unos a los otros" y en el de "Amar a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a ti mismo".

La palabra Religión significa algo que está doblemente ligado, o sea "re-ligado", unido por cohesión, y eso es absolutamente todo. Tampoco necesita algo más, ya que esa cohesión la logra el Amor.

La IGLESIA es un organismo, o una organización humana creada por los hombres. Lleva el objeto de reunirse para orar, practicar obras piadosas, enseñar, etc.

Cada ser contiene en sí mismo los dos elementos de este principio. Si deseas conocer la filosofía de la creación, generación y regeneración mental y espiritual, debes estudiar este principio, pues él contiene la solución de muchos de los misterios de la vida.

Volver arriba

 

 

Principal

Home